Ciencia y Tecnología

Las especies invasoras son un problema tan grave como el cambio climático

Las exóticas especies invasoras acuáticas son un asunto tan serio como el cambio climático para el porvenir de la humanidad. Esta ha sido una de las conclusiones del Foro Invasqua, realizado el 27 de marzo de 2019 por la agencia periodística española EFE. Estas especies desplazan a especies nativas, se convierten en depredadoras, compiten por su territorio y por su alimento, modifican ecosistemas y alteran la calidad de las aguas, afectando el desarrollo de los cultivos, la pesca y, por si fuera poco, pueden ser causantes de nuevas enfermedades.

El catálogo de la Unión Europea establece que hay más de 14 mil especies invasoras. La mayoría no representan riesgo, pero se adaptan de tal manera que se convierten en invasoras, en la mayoría de las ocasiones este desplazamiento  provocado por la acción humana. La primera causa de pérdida de biodiversidad es la alteración de ecosistemas.

 “El programa Life es el instrumento financiero de la Unión Europea, dedicado de forma exclusiva al medio ambiente y su objetivo es contribuir al desarrollo sostenible y al logro de los objetivos Europa 2020, en materia de medio ambiente y clima”, dijo Fernando Garea, presidente de la agencia EFE.

“Un proyecto que busca informar sobre la importancia de la prevención de las especies exóticas invasoras del medio acuático. La unión internacional para la conservación de la naturaleza alerta que las especies exóticas invasoras son la segunda causa de pérdida de biodiversidad en el mundo y la primera en los ecosistemas insulares”, agregó.

Camalote invasor del rio Guadina (España). Fotografía de Merida.es

“El jacinto de agua o camalote, el cangrejo azul, el caracol manzana o el mejillón cebra son algunos ejemplos de estas especies, pero también otras no vinculadas al medio acuático como la avispa asiática o el mosquito tigre”, son algunas de los organismos que Garea destaca como causantes de estos problemas ambientales.

Cambiar de comportamiento

“En este momento la humanidad en su conjunto se enfrenta a dos grandes retos, por un lado el cambio climático, y por otro la pérdida de biodiversidad”, apuntó Francisco Javier Cachón de Meza, jefe de la Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental, una rama dependiente de la Monarquía Parlamentaria Española.

“Nunca hasta ahora se había apreciado una pérdida tan densa de biodiversidad en ese registro biológico de la historia de la tierra, y probablemente la ciudadanía en su conjunto todavía no es consciente”, explicó Cachón de Meza.

“Como ya se ha mencionado, uno de los principales factores o el principal es la desaparición y la alteración de los habitas naturales; el hombre sigue extendiendo su presencia sobre la tierra. A principio del Siglo XIX sobre la tierra habitaban dos mil millones de habitantes. Se estima que en este momento estamos por los siete mil seiscientos, y todas las proyecciones señalan que en el 2100 superaremos los diez mil millones. Eso quiere decir que nuestra presencia es cada vez más intensa” dijo Cachón de Meza.

Cangrejo azul o Jaiba no pertenece al habitat europeo

“Se calcula que España necesita tres tamaños de países para atender las necesidades de sus recursos materiales energéticos cada año. Eso no puede servir en una labor ecológica. De tal manera que debemos de cambiar nuestros paradigmas económicos y de comportamiento” agregó.

“Debemos ser conscientes que nuestra presencia, en los términos actuales, con los impactos que generamos como especie humana, puede tener como consecuencia nuestra propia desaparición, y siempre la biodiversidad seguirá; nosotros somos los que nos estamos jugando nuestro futuro como especie al fin de cuentas”, concluyó el servidor público.

Medidas públicas para proteger el medio ambiente

La Unión Europea estableció leyes que impiden la importación o introducción de especies no nativas de las aguas europeas como mecanismo de prevención, al tiempo estableció leyes que se proponen garantizar la conservación de las especies autóctonas silvestres. Así lo explicó Felipe Morcillo Alonso, asistente técnico de la empresa Tragsatec, al servicio de diferentes programas españoles para proteger la biodiversidad, la pesca y el medio ambiente.

Problema de todos

El problema actual está relacionado con la globalización. “La peste bucólica, también la trajeo las ratas. Eran patógenos que traían  las ratas desde la Edad Media, o sea desde el Siglo VIII; podemos decir que es el primer relato que tenemos conocimiento de invasiones. En esa época mató a un tercio de la población europea”, aseguró Maria Jesús Palacio Gonzalez, jefa de sección Vida Silvestre-Project.

El triunfo de la muerte de Pieter Brueghel el Viejo (retrato de la peste negra)

“Cuando nosotros los españoles o europeos fuimos a América y fuimos a África, matamos a la mitad de la población en América por la enfermedad de la viruela. Nosotros llevamos esos patógenos”, agregó.

Palacio González cree, como la mayoría de miembros del proyecto, que la mejor arma es la información respecto de las invasiones. Su tarea ha sido llevar a más de 30 mil estudiantes en toda España estos conocimientos que permitirán hacer conscientes de la existencia de este problema de carácter ambiental, sanitario y económico.

El problema de invasión es un asunto de todos, sin importar la profesión de los ciudadanos. «Hay que responsabilizarse, implicarse y actuar”, dice Palacio, dado que el peor de los escenarios contemplados por los especialistas incluye la destrucción de ecosistemas completos, sistemas de aguas, y la desaparición de productos cultivables.

Según sus investigaciones, las especies exóticas invasoras son causantes de las dos terceras partes de la pérdida de la biodiversidad, por ello “Estados Unidos se gasta en su control 133 billones de dólares [según la medida económica usada en Norteamérica], y estamos hablando de una publicación del año 2000. En Europa, en la Unión Europea, nos estamos gastando 12 mil millones de euros al año”, dijo Palacio González.   

Cartagena también es escenario del fenómeno

Cartagena de Indias ha afrontado un problema similar en los últimos años, El Establecimiento Publico Ambiental (EPA), y el Departamento Administrativo Distrital de Salud (DADIS), han perseguido desde 1997 a la especie caracol africano en las Islas del Rosario, una especie portadora de un parásito de meningoencefalitis; la meningoencefalitis es una inflamación del cerebro y de los tejidos que lo rodean, de no ser tratada, esta enfermedad puede causar la muerte.

Fotografía Caracol Radio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *