Deporte

Egan, el escarabajo de ropaje amarillo

Podría tratarse del título apropiado para una bella fábula europea o de un cuento célebre y místico. En su lugar, es apenas el encabezado de una humilde reseña de la incalculable gesta deportiva alcanzada por un chico maravilla que un día logró obtener el maillot juane, la camiseta amarilla que simboliza al mejor de los ciclistas del mundo.

Egan Bernal ha convertido en un hecho real aquellas insinuaciones de antaño y las no tan antiguas búsquedas del ciclismo colombiano en las principales competencias de ruta mundial. La obtención del primer lugar en el Tour de Francia el pasado 28 de julio de 2019 es finalmente una asignatura aprobada para los escarabajos, apodo por el cual se reconoce a los ciclistas colombianos desde hace más de 60 años.

Bernal Gómez obtuvo el campeonato de la más importante competencia de ciclismo, un rótulo asignado al evento más antiguo (nacido y corrido por primera vez en 1903) y el de mayor exigencia física y mental. Nairo Quintana (subcampeón 2013 y 2015) y Rigoberto Urán (subcampeón 2017) ya habían estado cerca en los últimos seis años, el boyacense y el antioqueño, respectivamente, por distintas razones debieron conformarse con mantener un lugar entre los tres mejores.

Egan se enlistó como el segundo hombre del Ineos, equipo que hasta el 2018 llevó el nombre de Sky (su anterior patrocinador), tomando el lugar de Chris Froome, el británico que se impuso en el Tour 2014, 2015, 2016 y 2017. Geraint Thomas sería el número uno de este año después de que Froome se lesionara a pocas semanas de iniciar la competencia francesa, sin olvidar que el mismo Thomas ostentaba el logro de ser el campeón vigente, al vencer en 2018 con un destacado trabajo del equipo Sky y especialmente gracias al trabajo de desgaste y apoyo que Bernal jugó para que Thomas se hiciera con el primer lugar.

De vuelta a 2019, fue Thomas y el Ineos los que pusieron sus últimas fuerzas para sostener en el puesto número uno de la general a Egan Bernal. El colombiano de 22 años se levantó en la etapa 19 y le arrebató el liderato a Julian Alaphilippe, sacándole 58 segundos de ventaja. También se recordará que la etapa se vio interrumpida por los deslizamientos de hielo, piedra y lodo sobre la carretera. Las circunstancias climáticas forzaron que la etapa 20, en la cual se definiría todo, se viera recortada y se disputaría en 59 kilometros, la mitad de lo planificado originalmente por parte la organización.

La etapa veinte fue ganada por Vincenzo Nibali, de Italia, quien llegó en solitario a la meta, tal como habia hecho Nairo en la etapa 18. Bernal, quien venía siendo arropado por sus compañeros de Ineos, llegó en cuarto lugar. Con eso fue suficiente para retener la ventaja en la general. El equipo Jumbo Visna impuso un ritmo de carrera que acabó por demoler a sus rivales. Alaphilippe resultó mal librado y cayó estrepitosamente en la tabla de clasificación después de haber lucido la camiseta del líder durante la mayor parte del Tour.

Nairo y Rigoberto lograron marcar sus nombres entre los diez mejores de este año, tomando el octavo y séptimo lugar respectivamente. Un hecho histórico más que se anota a la competición que jamás había sido ganada por un deportista latinoamericano.

El campeón

Egan Bernal, nacido el 13 de enero de 1997 en Zipaquirá, municipio de Cundinamarca, inició en el ciclomontañismo a temprana edad, consiguiendo destacarse en distintas competiciones. A los 19 años dio un cambio hacia el ciclismo de ruta. Su camino deportivo no ha sido distinto al de la mayoría de los deportistas colombianos que deben hacer grandes esfuerzos económicos para recorrer el camino, un camino en el que suele haber poco apoyo y recursos económicos muy limitados por parte de las instituciones deportivas y sus protagonistas.

Cambiar de una disciplina a otra ha significado la victoria para algunos deportistas, lo fue para Egan y lo fue para Katherine Ibarguen. Ella antes de ser la reina del salto triple en atletismo se desempeñaba en la de salto alto.

Bernal se ha destacado en competencias como el Tour de Bihor en 2016, el año en que llegó al ciclismo de ruta; el Tour de Saboya, Sibio y del Porvenir en 2017; en el Campeonato de Colombia contrarreloj, la Colombia oro y paz, y el Tour de California en 2018. En 2019 venció en la Paris-Niza y en la Vuelta a Suiza antes de llegar a Francia.

Egan Bernal Gómez asumiendo el maillot amarillo al final de la etapa 19. Fotografía de Reuters.

Después de 21 etapas, mucho más de 82 horas y 57 minutos de carrera y sólo dos días de descanso, Bernal se consagra como campeón; tal y como ha mencionado en rueda de prensa aun es muy joven y no puede creerse lo alto que ha alcanzado. Además de la camiseta amarilla, Egan ganó el maillot blanco con el que se simboliza al campeón de los jóvenes, título obtenido por Quintana en dos ocasiones.

Egan posee las cualidades de un escalador nato. De esa forma consiguió acortar y rebasar la distancia que mantenía Alaphilippe en el primer lugar durante las etapas 18 y 19, disputadas en terrenos montañosos. Esta condición fue definitiva para que la fortaleza de los escarabajos se impusiera. Nairo, Rigoberto y Bernal brillaron antes de que cayera el telón en París.

En las bajadas demostró concentración, precisión y buen ritmo. En estos sectores es en donde los velocistas de terrenos planos suelen equiparar los tiempos que los escaladores obtienen en las subidas. Sin embargo, tener las condiciones necesarias para vencer en montaña no es la única virtud de Egan, en terrenos planos también logra mantener el ritmo necesario para conservar los lugares principales de la carrera.

«La carrera te pone en tu sitio». Es una frase ilustrativa con la que los ciclistas resumen aquello que hace falta para imponerse como el campeón; un día de carrera es distinto a otro. En una competición de tres semanas de duración los deportistas deben superar caídas, lesiones, golpes, rasguños, cansancio, incluso estados gripales. Días malos y buenos. En resumen, es sólo en la pista en donde el ciclista reconoce si sus piernas pueden dar el desempeño ideal para superar las pruebas de cada etapa.

El dato

El campeón del Tour de Francia, el ciclista más joven en lograrlo desde 1909, recibió un premio de 500 mil euros, aunque se acostumbra que el ganador comparta esta cifra con sus compañeros de equipo.

Sebastián Cabal y Robert Farah, campeones en Wimbledon en la modalidad de dobles, obtuvieron 540 mil libras esterlinas. La selección femenina de Estados Unidos ganó la suma de 4 millones de dólares en el mundial de fútbol 2019. Brasil, campeón de la Copa América 2019, recibió 11,5 millones de dólares. El ciclismo, en cambio, es un deporte más rudo y peligroso, y sin embargo los premios son de menor cuantía.

Egan Bernal es el ganador del título más importante en la historia del deporte colombiano. Si bien el ciclismo, detrás del fútbol profesional, es el segundo deporte favorito entre los aficionados de Colombia; el Tour de Francia era el sueño que le faltaba por cumplir a los escarabajos y sus numerosos seguidores.

«Colombia merecía el Tour… Estoy orgulloso de ser el primer colombiano en ganar el Tour. Llevamos muchos años teniendo buenos ciclistas, pero por uno u otro motivo no lo ganábamos», declaró Bernal después de la penúltima jornada. Ahora el sueño de los primeros escarabajos está escrito en un nombre: Egan.

Fotografía de entrada: Agencia AFP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *