Arte y Letras,  Música

George Harrison, el Beatle que unió a Oriente y Occidente

Era jueves. 25 de febrero. 1943. En Liverpool, Inglaterra, nace el integrante menos famoso —porque así lo quiso—de los Beatles: George Harrison.

Músico, guitarrista, cantante, compositor, productor musical, cinematográfico, y sobre todo quien ayudó a constituir un puente entre Oriente y Occidente. Le decían el Beatle silencioso, pero es, en realidad, un hito generacional.

Buscó, lejos del materialismo que ofrecía la sociedad de consumo norteamericana y europea de los años 60, las respuestas espirituales de una generación carente de propuestas trascendentes.

Tanto él como John LennonPaul McCartney y Ringo Starr, fueron hijos de la posguerra. Necesitaban un mundo que tuviera salidas hacia la creencia de la divinidad, algo que estuviese más allá de la razón y de la ciencia moderna. Se revelaron entonces otras formas de conocimiento que se consideraban superstición en la sociedad occidental: la fantasía, la sensibilidad y la imaginación para dar sentido a una espiritualidad, cuya mirada sobre el cosmos es muy amplia en relaciones y búsquedas esotéricas.

La principal influencia metafísica para Harrison puede que haya venido de Ravi Shankar, un extraordinario músico de la India, virtuoso con el sitar. Esa influencia acercó al grupo más famoso de rock de todos los tiempos a la enorme cultura hindú.

George fue el único Beatle que tomó el hinduismo como una forma de vida, aproximándose a una tradición religiosa tan inmensa como los más de tres millones de dioses que la habitan. Una religión en la que existe un ciclo de transmigraciones del alma que busca la perfección; cada reencarnación, dicen, es un aprendizaje hasta que se llega al final de los nacimientos o Nirvana. El grupo pasó transitoriamente por esta doctrina pero es de allí que se desprenden otras búsquedas como los vedas, o el Bhágavad-guitá.

Por eso Harrison empieza a cantarle a su guitarra (While my guitar gently weeps – Mientras mi guitarra dulcemente llora) cómo aprender a manejar su amor, cómo no venderse ni pervertirse. Le dice que ha venido a advertirle que no puede volverse parte del consumo.

Ante todo Harrison se encarga de reconciliar antiguas tradiciones y creencias de occidente y oriente medio que tuvieron que ser separadas, sobre todo, entre el siglo XVIII y el  XX. De esta forma, asumiendo esta tarea, le comunica a muchos que la esencia de la vida no es el consumo, que esa circunstancia apenas es una capa o un reflejo. Lo hace con la altura de la fama que implicaba ser un Beatle, pero también mediante la búsqueda en paralelo de la consciencia expandida. 

Transitoriedad del alma

En la alternativa espiritual del hinduismo descubrió que podía participar de la divinidad y de lo sagrado, que la muerte es sólo un cambio de etapa, pero que el alma sigue en los diferentes avatares o reencarnaciones.

Él mismo lo plantea a toda una generación en el tema Beware of darkness (Cuídate de la oscuridad). A través de un diálogo directo con el espíritu, le dice que se cuide de los oportunistas, de los pensamientos obsesivos que anidan por dentro y no dan salida, de la desesperanza que se cierne alrededor y que lleva a la muerte en la noche, de la tristeza “porque esa sí hiere, esa sí te golpea y ni siquiera es para lo que estamos acá”.

En consecuencia, Harrison empieza a narrar en su obra el concepto de la transitoriedad de los diferentes estados del alma en el hinduismo, dejando plasmado, tanto en una canción como en un álbum triple, que “todas las cosas están destinadas a pasar” (All things must pass). “El amanecer no dura toda la mañana, ni los nubarrones van a durar todo el día porque siempre hay amor debajo de eso, no siempre va a ser gris”. Porque, para él, nada está destinado a durar.

Concierto para Bangladesh

En el esplendor creativo, y luego la separación de los Beatles a finales de los 60, se siente parte de la catástrofe humanitaria que sucedía en lo que hoy se conoce como la República de Bangladesh (Paquistán oriental).

Tras el millón de muertos que costaría separar la India, se había formado el estado musulmán de Paquistán (El país de los puros), fundacionalmente religioso y dividido entre el extremo occidental y oriental. Este último trata de separarse al ser considerado un Paquistán muy inmerso en el hinduismo, por lo cual acaba cercado por hambre, detonando una tragedia inminente que lo desangraba.

Es ahí cuando Ravi Shankar se acerca a Harrison para pedirle apoyo porque su pueblo, Bangladesh, está muriendo. Juntos organizan un concierto gigantesco, no sólo por la calidad de los músicos que alunizaron en el Madison Square Garden de Nueva York, sino por los más de 40 mil asistentes que se congregaron ese 1 de agosto de 1971.

“Mi amigo vino a mí, con tristeza en sus ojos. Me dijo que necesitaba ayuda antes de que su país muriera. Aunque yo no podía sentir su dolor, sabía que tenía que intentarlo, ahora les pido a ustedes para que nos ayuden a salvar vidas”.

Bob DylanEric ClaptonLeon Russell Billy Preston, entre otros, convocaron a la solidaridad, dando inicio a los conciertos de causa benéfica.

La dulzura de su música se percibe en varios niveles.

Se palpa en la idea maravillosa de poner el rock y el arte al servicio de causas humanitarias, porque para él todas las formas de vida están juntas.

Reconociendo su espíritu, Harrison se ocupó del sentido universal del alma. De ahí que nunca le haya interesado ser famoso. Suficiente espectro de la fama había contemplado siendo un Beatle. Su condición de músico debía aportar en algo para aliviar el sufrimiento.

Porque gracias a su curiosidad volcada a una apertura mental se formaron nuevos concilios entre el mundo Occidental y el Oriental. De allí emerge toda la nueva era, la relación inmanente entre cuerpo y alma, las terapias con aromas, el yoga, el budismo zen, la herencia árabe de los sufís.

George murió un jueves. Hacía frío y noviembre. Había llegado con sus 58 años al 2001 y la muerte lo sorprendió tranquilo, sereno, en una de las propiedades de su amigo Paul McCartney en Los Ángeles, Estados Unidos.

Un cáncer de pulmón, que hizo metástasis en su cerebro, fue el anunciante de que debía continuar en el camino de la transmigración de las almas. Sus familiares dijeron que “abandonó este mundo como vivió: consciente de Dios, sin miedo a la muerte y en paz, rodeado de su familia y amigos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *