Narrativa

Las dos caras de la moneda, un cuento de Jaime Arturo Martínez

­

El poeta Ariel David Signoret (1772 – 1805) estuvo a escaso medio año de embarcar en su ciudad natal —el puerto de Cherbourg— hacia América. Un accidente casero se lo impidió: una mañana cayó escaleras abajo y murió al instante.

La razón de su viaje era casarse con una dama de origen francés, nacida en 1781 en la ciudad de Cartagena de Indias y que respondía al nombre de Doña Marie De La Basse. Su afición era la lectura de poesía y a sus manos llegó un ejemplar del poemario Les deux côtes de la pièce de monnaie, celebrado por la crítica francesa por su atildado y exquisito estilo clásico, de la autoría de Signoret. Ella se entusiasmó tanto con su lectura que le hizo llegar al poeta una carta por intermedio del editor. De allí en adelante, la correspondencia se intensificó hasta el enamoramiento y posterior acuerdo de matrimonio, que se cumpliría en la navidad de 1805, en la iglesia de Santo Toribio, en Cartagena de Indias.

El poeta vivió siempre con su hermano Maurice, éste se dedicaba al pastoreo de ganado ajeno en Normandía. La noche —después del entierro— se dedicó a revisar los documentos del poeta, guardados en su escritorio: leyó las últimas cartas de Doña Marie, leyó su diario, revisó los pasajes del barco y contó el dinero que éste había atesorado para el viaje a América.

El 5 de diciembre de 1805, Maurice arribó al puerto de Cartagena, a su paso por la aduana se identificó con los documentos de su hermano y luego caminó hacia una plaza, donde lo esperaba un coche que lo llevaría hasta la Calle De la Amargura, donde ella vivía en un enorme caserón.

Esa noche, después de cenar con las personas más allegadas a la señora y luego de que éstas se hubieran retirado, Maurice fue conducido a una de las habitaciones del segundo piso por un sirviente. Ya dentro se despojó del saco y de los zapatos con hebillas, se recostó en la cama de olorosas sábanas y sonrió. Pensó en los rostros amables de los invitados, en la figura imponente de su futura esposa. Volvió a sonreír cuando se enteró que era inmensamente rica y poderosa, hasta el punto que su nombre había servido para bautizar la región donde estaban sus propiedades: María La Baja.

Unos golpes discretos lo hicieron sonreír de nuevo. Se levantó, arregló su vestido y abrió la puerta. Envuelta en un pañolón oscuro, ella estaba frente a él, con un candelabro en la mano. Él se apartó. Ella entró mientras él le señalaba una silla. Ella la rechazó.

—Lo que vengo a decirle, se lo diré de pie: usted es un impostor, pero no me interesa conocer la identidad de alguien que no puede distinguir entre un soneto y una elegía. Nos casaremos en navidad, pero usted jamás me tocará. Su ocupación será pastorear ganado, que intuyo es lo que sabe hacer.

Se dio la vuelta, salió y cerró la puerta. Maurice dejó de sonreír.

6 Comentarios

  • Foirella Noves

    Excelente cuento que en efectividad refleja las dos caras de la moneda, refleja la realidad que tristemente vivimos, esa otra parte opuesta que suele tener toda persona. Cómo la inteligencia y el conocimiento juegan un papel importante en nuestras vidas. Indudablemente las dos caras de la moneda. Éxitos al escritor y poeta.

  • Jhoanna Bolívar

    Además de lo que dice Foirella solo apunto que las ansias de hacerse rico de manera fácil ciegan a las personas, llevándolas a engañar, suplantar, fingir hasta amor, etc, sacan lo peor del hombre.
    Bueno cuento.
    Saludos !!

  • DALIT RAFAEL ESCORCIA. MARCHENA

    La lectura de este cuento, en realidad nos muestra dos caras, ante todo de la inteligencia de los seres humanos; pero lo que llama la atención, que el autor pone de relieve que para una época donde la mujer era sometida por patriarcado extremo, en América, existieran este tipo de mujeres de carácter y templanza como uno de los personajes centrales de esta historia.
    No queda más, por el momento, que felicitar a su autor y a su difusor, que han me ha permitido leer tan exquisita obra de arte.

    • Jaime Arturo Martínez Salgado

      Amigo Dalit, tienes razón en tu apreciación , pero también hubo excepciones. Doña Soledad Román de Nuñez, Manuelita la del Libertador y otras tantas cuyo carácter las distinguieron. Muy agradecido y un abrazo desde el patio vecino,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *