Alemania,  Cómic

Max y Moritz, un cómic del caricaturista Wilhelm Busch

Max y Moritz, una historia de siete bromas; o Max und Moritz, Eine Bubengeschichte in sieben Streichen (en alemán) es una historieta de Wilhelm Busch publicada en 1865. Otras Inquisiciones comparte un capítulo de esta célebre historieta, referente europeo de la corriente de la comedia en el mundo del cómic.

Caricaturista, pintor y poeta fueron las facetas de Wilhelm Busch, nacido en Wiedensahl (Baja Sajonia, Alemania), el 15 de abril de 1832. Falleció en Mechtshausen, (9 de enero de 1908) y fue conocido principalmente por sus historietas satíricas y escritas en verso. Su nombre también figura en la historia del desarrollo del cómic estadounidense.

Prólogo

¡Ay, los niños revoltosos,

suelen ser los más famosos!

Max y Moritz, por ejemplo:

dos pícaros como un templo.

Max y moritz

Nunca quisieron ser buenos,

ni oír consejos ajenos,

de educarlos no hubo modo,

se burlaban, sí, de todo.

¡Una pareja infernal,

dispuesta a sembrar el mal!

Atormentar a las ranas,

robar peras y manzanas,

hacer rabiar al sufrido

es mucho más divertido

que estarse quieto en la escuela

o ir a misa con la abuela.

«¡Ya os llegará la hora aciaga,

que el que la hace, la paga!»

Y este binomio terrible

tuvo un final previsible.

Por eso y para escarmiento,

sus hazañas pinto y cuento.

Primera travesura

A las aves de corral

se las mima, en general:

el huevo de la gallina

es el rey de la cocina,

y el que menos corre, vuela,

por un pollo a la cazuela;

las plumas, para acabar,

se pueden utilizar

de relleno en los colchones,

almohadillas y edredones.

Viuda Bolte

Aquí está la viuda Blume,

que de frío se consume.

Tres gallinas y un gallo.

Estas son sus tres gallinas

y un gallo de Filipinas.

Max y Moritz, al acecho,

del dicho pasan al hecho.

Con un pedazo de pan

fraguan un astuto plan:

burla, burlando, los mozos

lo parten en cuatro trozos

y los atan luego en cruz,

veloces como la luz.

Cuatro piezas de pan

La pareja va y los deja

en el patio de la vieja.

Aqui vienen

Cuando los divisa el gallo,

canta y convoca al serrallo:

«¡Por allá, no, por aquí,

tac, tac, tac, quiquiriquí!».

... y tragar el pan

Como el pan es de su agrado

se lo tragan de un bocado;

Nadie puede decir eso

y a la hora de marcharse

ya no hay forma de soltarse.

Entrecruzado

Una tira, la otra afloja,

sin encontrar vuelta de hoja.

... y en las alturas

Alza el vuelo el gallinero

con singular desespero

... en la rama

hasta que, desventuradas,

quedan de un árbol colgadas,

cacareando a degüello

mientras les resiste el cuello.

todavía rápido un huevo

Aún ponen huevos, por suerte,

y se las lleva la muerte

Viuda Bolte en la cámara.

La viuda Blume, su ama,

las oye desde la cama.

... sale

Presintiendo lo peor,

sale de la casa, ¡ay, qué horror!

... y duelo

«¡Ojos que los veis, llorad,

volad nostalgias, volad!

¡Mis sueños penden en vano,

de la rama de un manzano!»

lleva a los muertos

Con el corazón doliente

latiéndole amargamente,

la viuda, cuchillo en mano,

corta aquel nudo gordiano,

y devuelve

y con un mudo lamento,

se reintegra a su aposento.

La primera fue fatal,

la segunda, otra que tal…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *