Cine y TV

Miracle workers, un día normal en el Cielo

Miracle workers es otra buena oportunidad para ver a Daniel Radcliffe. Esta vez encarna a un ángel llamado Craig, encargado del Departamento de Plegarias Contestadas, una oficina del Cielo que recibe toda clase de peticiones humanas, milagros complejos o pequeños deseos de los habitantes de la Tierra.

La vida de este ángel está consagrada al trabajo y en centenares de años no se ha dado la oportunidad de llevar una vida social. Eliza, interpretada por Geraldine Viswanathan, es un ángel de apariencia femenina, que se siente preparada de asumir nuevas responsabilidades en el Cielo. Finalmente le es asignada la labor de apoyar el trabajo de Craig en la oficina de plegarias.

En el piso de arriba se encuentra el penthouse de Dios; el Creador lo encarna Steven Buscemi. Dios se encuentra notoriamente cansado de observar las malas decisiones humanas, no le apetece contestar una numerosa cantidad de plegarias y menciona con nostalgia que los terrícolas han dejado de sacrificar corderos en agradecimiento.

Eliza, por su parte, es muy impulsiva, irrumpe en la habitación del Creador y le pide que se haga responsable de cuidar y atender esa cantidad de plegarias imposibles de responder para los ángeles; en cambio son sencillas para el Todopoderoso. La petición del ángel, tiene respuesta de Dios, la Tierra será destruida y terminarán los días del pecado y el sufrimiento de los creyentes.

Pero Dios es bondadoso y ve la oportunidad de divertirse en medio del inminente día del juicio. Dios se permite jugar una apuesta con Eliza, siendo la última oportunidad para que el Creador posponga el día del juicio por dos semanas.

Imagen relacionada
Daniel Radcliffe y Steve Buscemi

La producción de la cadena TBS consta de siete episodios en los que Radcliffe también interviene como productor ejecutivo. Esta comedia está basada en la novela What in God’s Name de Simon Rich (escritor y comediante americano), y estuvo al aire en febrero y marzo de este año.

La creíble oficina del Cielo está ambientada en una fabrica nada distinta a las fabricas terrestres. Los atuendos no son nada distintos a los vestuarios comunes del mundo occidental, los ángeles no cargan alas en su espalda. El sistema imperante es marcadamente burocrático, hay múltiples oficinas encargadas de distintas tareas.

Miracle workers es un intento de imaginar ese lugar en el que habitan Dios, sus ángeles y los santos. Es una propuesta nada ofensiva a la fe cristiana. Desde luego es una puesta en escena enmarcada en los paradigmas humanos: el Cielo es una empresa, Dios es el jefe y los ángeles son los trabajadores de los milagros.

Un día normal en la tierra es lo que vemos en Miracle workers. Bajo nuestras reglas de operatividad laboral, el que hemos vivido sería un día normal en el Cielo, no hay que molestarse. Es una buena comedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *