Cine y TV

¡Shazam!: Ser un héroe puede ser divertido

Afirman que las grandes historias comienzan por el principio, una frase que se ajusta a la perfección en la más reciente película del Universo DC, Shazam!. Este filme relata el origen de uno de los héroes más apreciados por los lectores de cómics y seguidores de las series animadas y películas de la Liga de la Justicia en donde se le ha visto con mayor frecuencia, sin olvidar la serie de televisión de 1974.

Billy Batson es un chico de 15 años que no tenía razones para imaginar que su esencia humana le convertiría en el candidato perfecto para convertirse en el reemplazo de un guardián mágico llamado Shazam. El mago de avanzada edad se complace al notar que el corazón de Billy no cedió a la ambición que supone recibir las habilidades que le convertiría en un semidios entre los hombres.

Decenas de hombres y mujeres fracasaron ante la prueba del ancestro místico, pero Billy era el indicado. Con sólo pronunciar el nombre del anciano mago, el pequeño Billy se transfigura en un adulto con el poder del rayo, supervelocidad, resistencia física, entre distintas habilidades. Tal vez ese niño desprevenido es todo lo que hace falta para que ser un héroe sea divertido.

La cinta dirigida por David F. Sandberg no se preocupa por detallar el origen de un nombre extraño e improbable en cualquier cultura humana, Shazam es realmente un acrónimo conformado por nombres que tienen mucho significado para el mundo: Salomón (el hombre más sabio en las escrituras de la Biblia), Hércules, Atlas, Zeus, Aquiles y Mercurio (héroes de la mitología griega y romana).

Asher Angel, interpreta al joven adolescente; Zachary Levi representa al adulto. Empecemos por Asher, quien ocupó el rol protagónico en Andi Mack, una serie juvenil de Disney Channel. El joven actor consigue entregar, en la película dirigida por Sanberg, a un personaje creíble llamado Billy, ocasionalmente atrevido, y si bien es una historia dúctil y con buen humor, carga con su propio drama.

Imagen relacionada
Asher Angel (Billy) y Jack Dylan Grazer (Freddy)

Levi por su parte, se divierte volviendo a ser un niño, un chico descubriéndose en un cuerpo adulto; si bien el actor lleva el rostro del héroe, el guion se permite compartir el protagonismo de ambos artistas en todos los momentos cruciales, un detalle importante debido a lo complejo que puede resultar compaginar a un personaje con dos rostros y dos personalidades.

¡Shazam! no intenta ser un argumento sensiblero, pero no puede existir un superhéroe que no abra su corazón. Un filme inspirado en las páginas de un cómic de los años cuarenta no puede evitar la nostalgia, Billy, Freddy y sus otros cuatro hermanos adoptivos acuden a la escuela Fawcett Central. El nombre del recinto escolar es un guiño a la editorial Fawcett Comics, la publicación que en donde Captain Marvel (Shazam!) debutó 1940.

En 1972 DC Comics adquirió a este personaje y lo unió a su amplio universo. Shazam! (con una solo signo de exclamación en inglés) o el Capitán Marvel, como era conocido desde su primera aparición, es uno de los héroes habituales de la Liga de la Justicia; le caracteriza su respeto hacia Superman y hacia Batman, héroes que son referenciados a lo largo del filme, presentes en figuras de acción, accesorios, juguetes o como recortes de noticias.

El Capitán Marvel, Billy Batson o ¡Shazam! es un superhéroe creado en 1939 por el guionista Bill Parker y el dibujante Clarence Charles Beck. La llegada al cine en 2019 también ha sido una excusa válida para relanzar el cómic con el trabajo de Jhons Eaglesham y Sen Atiyeh.

¡Shazam! merece las altas puntuaciones entregadas por los críticos de cine; la vida del pequeño Billy aporta elementos que permitieron el rodaje de una película de superhéroes un tanto diferente, con un tono propio, una cinta para toda la familia, pues justamente la familia (como experiencia y como concepto) es el centro de la historia.

Zachary Levi es un actor estadounidense de 38 años.

Un Comentario

  • OSCAR CORRALES

    Lo único que lamento y a la vez hasta me haré el de la vista gorda como trato de hacerlo algunas veces, es que uno de mis héroes de infancia termine siendo un payaso.
    Por mas que me esfuerzo buscando un ligero toque de comicidad en las viejas historietas que alguna vez coleccione, no hallo nada que me cause risas, solo un viejo caracol con un transmisor colgando de su cuello, estamos perdidos, asumiré que la cinta fue dirigida a los niños y no a quienes conocimos al otrora viejo Shazan con super poderes solo comparables con los de Superman.
    Hollywood, sus productores, guionistas y directores andan con la brújula buscando un norte que esta extraviado y sumiendo algunas cintas en el absoluto fracaso por la ligereza de su enfoque a la hora de contar historias. Jamas olvidare un Starsky & Hush tan violento y con detectives de carácter explosivo como los vistos en esa tele serie de los 70’s, 30 años mas tardes decidieron ridiculizarlos haciendo una comedia de acción, insultante.
    «Yo soy espía» , interpretada por el malogrado Bill Cosby, distaba de ser una comedia para que 40 años después Edie Murphy hiciera la peor película de su carrera, Dañaron «Lone Ranger» llevando una aventura al fracaso taquillero, pero ya estamos acostumbrados a ver fracasos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *