Cómic

El inquietante mundo de The Promised Neverland

Llorar está permitido, llorar mientras se pasan las páginas de The Promised Neverland está permitido. Su historia se ambienta en el año 2045, en este mismo planeta, un mundo relacionado a grandes rasgos con la historia de la realidad vivida por las civilizaciones que han habitado y habitan la tierra. Dentro de esa realidad se encuentra insertada una civilización de origen desconocido, de apariencia monstruosa con un insaciable deseo por la carne humana.

Rutinariamente, los chicos del orfanato se asean antes del desayuno, cada uno de ellos vestidos con uniformes blancos. Sin importar la diferencia de edades, los niños y las niñas acceden al mismo salón de clases, una habitación tecnológica en donde su capacidad de aprendizaje y análisis es puesta a prueba y medida diariamente, por medio de complejos ejercicios a contra reloj.

Emma, Ray y Norman, quienes tienen 11 años de edad, obtienen continuamente la puntuación perfecta en cada evaluación. Luego de cada jornada de clases, los huérfanos salen a divertirse al amplio patio, bordeado por un pequeño bosque,  nunca han ido más allá de esos árboles y tampoco han ido más allá de la puerta principal.

Aquella noche, la pequeña Conni, quien cumplía 6 años estaba feliz de partir hacia el mundo exterior, pues al fin cumpliría su sueño de ser adoptada por una familia. Pocos minutos después de que Conni y la mujer encargada del cuidado del orfanato   partieran hacia el mundo exterior, Ray hizo notar que la pequeña había dejado olvidado su juguete de peluche favorito.

Emma y Norman corrieron para llevar el juguete hasta la puerta principal, aquel lugar también tenía el aspecto de una casa, nadie solía acercarse a este sitio. Conni se convirtió en un cadáver a los ojos de los niños, su cuerpo era introducido en un recipiente de cristal, mientras no podían hacer nada.

«La carne humana de esta granja es producto de primera línea, destinado a los ricos» dijo una criatura de apariencia terrorífica, más alto de dos metros, manos grandes y con forma de garras.

Aterrorizados, Emma y Norman comprendieron que el mundo en el que vivían era una gran mentira; empezaba a tener sentido los números tatuados en sus cuellos, no podían ser más que códigos para identificar a un animal que pronto será vendido como unos cuantos kilos de carne.

Tenía sentido la rigidez de los mascarones que cubrían las ventanas del orfanato, la buena alimentación y las cómodas habitaciones, todo era parte de un sistema de calidad para producir el mejor ganado. Lo más detestable de todo era que esa mujer, a quien consideraban su madre, parecía no importarle entregar la vida de un niño a esos extraños seres.    

Emma decide dejar de llorar por la aterradora realidad y liberar a todos y cada uno de sus hermanos de esa granja. Emma, Norman y Ray inician una compleja operación de escape y liberación, tendrán que descubrir cómo es el mundo exterior realmente y a qué se enfrentarán si logran su objetivo.     

The Promised Neverland, es un cómic de la revista japonesa Shonen Jump, publicado por primera vez el 1 de agosto de 2016, esta es una de las pocas ocasiones en las que un manga es escrito e ilustrado por dos personas distintas, lo usual en el cómic japonés es que cada obra sea desarrollada por un solo artista. Kaiu Shirai es la encargada de trazar las líneas argumentales, mientras que Posuka Demizu lo convierte en imágenes.

El arte de Demizu es pulcro y estilizado, bello en la belleza, tétrico en lo asqueroso. Sus escenas son logradas con precisión y claridad, haciendo honor a los profundos argumentos de Shirai, en ese complejo e inquietante mundo que el lector debe descubrir página tras página.

Luego de 13 tomos, la serie ha sido adaptada a su versión animada, estrenada el jueves 10 de enero del 2019 en Fuji TV. El cómic avanza en su capítulo 126, después de superar tres arcos argumentales llenos de incertidumbres, acertijos, encrucijadas, niños valientes y muchas, muchas lágrimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *