Narrativa

Where’s Martha?, un cuento de Mary Álvarez

***

— ¡George! ¡Ya llegué!

Paul cerró la puerta sin hacer tanto ruido.

— ¡George! — Volvió a llamar al no obtener respuesta.

— ¡George!

Paul se impacientó y decidió ir a la cocina en busca de George. Lo encontró sentado en el suelo, con la mirada perdida.

— ¿George, estás bien? — Lo miró extrañado.

— ¿Quieres almorzar ya?

George se levantó del suelo y fue al mesón a comenzar a servir la comida con prisa.

— ¡Oh, qué rico, carne guisada! — Sonrió Paul emocionado, al ver el almuerzo.

— Toma.

George le dio un plato con la carne y algo de arroz.

— Gracias.

Paul se sentó en el comedor.

George tomó la olla donde estaba la carne guisada con el arroz y se sentó en el suelo nuevamente. El chico agarraba el arroz y la carne con las manos, además de que las devoraba con una lentitud algo exagerada. Paul estaba confundido ante la extraña actitud de George.

— George — llamó su atención. George volteó a mirarlo con una expresión algo escalofriante.

— ¿Por qué no te sientas en el comedor?

— ¿Está rica la carne?

— Sí pero, ¿por qué no te sientas en el comedor?

— ¿Sí está rica la carne?

— Que sí. George, siéntate en el comedor.

Paul hacía su máximo esfuerzo por no pensar que algo raro sucedía con George.

— Bueno —. Finalmente, el muchacho accedió a sentarse en el comedor.

El almuerzo continuó como si nada.

— George, ¿y dónde está Martha? — Paul se levantó del comedor ya terminando su almuerzo.

— Debe estar en el segundo piso, ahí la vi hace unos minutos. George siguió comiendo.

— Bien, iré a saludarla.

Paul salió de la cocina y subió las escaleras.

— Martha — llamaba a su mascota, pero esta no aparecía. — Martha, ya llegué.

Paul comenzó a preocuparse al ver que su perrita no salía a saludarlo. Se dirigió a las habitaciones y no la encontró. Hasta que al muchacho se le ocurrió pasar al baño. Estaba por llevarse la sorpresa de su vida.

— Oye, Mar… — abrió la puerta y se quedó estático ante lo que estaba presenciando. — ¡Qué carajos! — , exclamó horrorizado.

En el piso del baño había un sinfín de pelos y ríos de sangre hasta en las paredes. Esto sólo era digno de la peor película de terror.

Paul bajó corriendo al primer piso y fue a la cocina, donde George seguía disfrutando de la carne guisada que preparó.

— ¿Sí encontraste a Martha? — Se levantó del comedor mirando a Paul sonriente.

Paul no podía hablar, estaba en shock.

— No te preocupes, Paulie.

George abrió el refrigerador y sacó un recipiente con carne cruda.

— Si quieres, más tarde te acompaño a buscarla. No debe de estar lejos — dijo al tomar un cuchillo ensangrentado y con pelos, para luego comenzar a cortar la carne.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *