Economía y Política

El mercadeo multinivel, ¿un método ideal para hacerse rico?

En los tiempos en que el desempleo y la falta de oportunidades laborales que atraviesan las economías latinoamericanas e incluso la española, probablemente usted haya escuchado acerca de los modelos de negocios de mercadeo o marketing multinivel. Quizá conoce a alguien que ha decidido apostarle al mismo. ¿Pero de qué se trata? ¿Puede funcionar para usted?

Este modelo de negocio se describe como una oportunidad accesible para aquellas personas que piensan dar el paso al otro lado del sendero laboral, dejar atrás la vida de empleado o desempleado y hacer su propio negocio.

Un modelo cuestionado en España, en otros países de Europa y en los Estados Unidos, por ser considerado una estructura piramidal encubierta. El marketing multinivel es un tipo de venta directa en el que los vendedores son percibidos como inversionistas, y además de generar sus propios ingresos de venta, llegan a ser retribuidos por la organización a la que están afiliados. El esquema de retribuciones en justificado por un escalafón al interior del sistema; precisamente, aquí nace la idea de que éste es un camino seguro hacia la riqueza, puesto que cuanto más invierte un socio y cuanto más vende, más ingresos recibe, en teoría.  

El primer paso para convertirse en un inversionista de este modelo consiste en hacer contacto con un líder de negocios, bien sea que pertenezca a firmas reconocidas internacionalmente como Amway, Omnilife o cualquier otra firma de carácter local o nacional. Este líder tiene la responsabilidad de suministrarle información primaria en todo lo que se refiere a la empresa, al sistema de inversión, a los beneficios económicos y a las categorías a las que puede ascender en la medida que avance al interior del sistema dispuesto por dicha empresa.

Cada uno de los líderes es libre de dirigir sus guías como mejor le parezca, así que los candidatos a inversionistas pueden encontrar a un líder dispuesto a responder cada inquietud que surja o de un líder que no se tomará  la molestia de ahondar en tópicos de economía básica. Ciertamente, estos profesionales pueden provenir de diferentes especialidades. Es normal encontrar líderes con preparación en las ciencias económicas, políticas y de derecho, ciencias sociales y educativas o un perfil de tipo tecnológico.

El inversionista

Un ejemplo de la variada convergencia de profesionales en el universo de las empresas multinivel es Cristóbal Garcés*, un experimentado médico en ejercicio, radicado en Cartagena de Indias, quien seis años atrás decidió explorar en una de estas oportunidades de negocio.

Garcés es la clase de líder que prefiere emplear algunas horas de los sábados para compartir sus conocimientos y experiencias ante sus colegas inversionistas, invita a su consultorio privado a sus viejos socios y a los nuevos candidatos; en algunas ocasiones faltan asientos para recibir a la veintena de asistentes, después de algunas semanas la concurrencia disminuye a menos de la mitad. En estos espacios de estudio, se aborda literatura económica, porque según Garcés, este modelo de negocio involucra y exige «la inversión de dinero, habilidades y tiempo», y cree especialmente en la inversión del tiempo para mejorar las habilidades de sus colegas en pro de optimizar la promoción de los productos que se comercializan.

Uno de los autores obligados de esta literatura es Robert Kiyosaki, un destacado hombre de negocios de origen hawaiano. Kiyosaki relata, a través de conferencias y de su libro Padre Rico, Padre Pobre, las características que diferencian a un millonario de alguien que tiene altos ingresos económicos. Para este autor, tener dinero no se traduce como tener riqueza; la riqueza se mide por el correcto flujo del dinero, en otras palabras, si el dinero que entra a los bolsillos de una persona sale por completo, no hay riqueza.

En la óptica del mismo autor, el método ideal para convertirse en rico es haciendo que el dinero sea el que trabaje; en otras palabras, tomar el rol de dueño de negocio o el rol de inversionista. El inversionista y el dueño de negocios son autónomos en el empleo de su tiempo, en tanto que un empleado o un auto-empleado son pagados por la cantidad de horas que utiliza en su desempeño laboral. Por supuesto, el rol de empresario y de todo líder involucra jugar con los riesgos propios de toda apuesta económica.

Cabe señalar que auto-empleado y dueño de negocios no es el mismo concepto para Kiyosaki. En su glosario económico un auto-empleado es el propietario de un local comercial, un restaurante, una ferretería o una tienda de barrio que se emplea a sí mismo en el funcionamiento diario de este comercio; sin embargo, un dueño de negocios es el propietario de una cadena de actividades comerciales, alguien que puede delegar en otras personas la operación de sus diferentes empresas.

Tropiezos

Jacinta Martínez* es una administradora de empresas, una mujer cabeza de familia, con menos de dos años como socia de una firma multinivel. Martínez se considera una principiante en este modelo de negocios. En pocos meses y a fuerza de tropiezos ha logrado entender todas las dificultades que debe afrontar un inversionista novato. Reconoce que es difícil saber si sus expectativas de ventas serán correspondidas por la demanda del mercado. Confiesa que en una ocasión realizó un pedido de productos que no logró vender con facilidad, fue preocupante y hallar clientes no es un trabajo sencillo, afirmó en más de una ocasión.

¿Existe un mercado capaz de soportar la oferta de productos multinivel? Esa es la inquietud que surge de inmediato respecto de un esquema cuyas intenciones son alcanzar un aumento sostenido de nuevos inversionistas.

Pero volviendo al punto delos líderes de estas empresas, es preciso señalar que dicha posición de líder se obtiene en la medida que se atraen nuevos inversionistas. En palabras de Garcés, los líderes no necesitan dedicar mucho tiempo para vender, pues alguien más lo hará por ellos.     

El esquema multinivel sugiere que aquellos inversionistas menores y en búsqueda de ascenso deben atraer nuevos socios, gestión que en consecuencia les convertirá en líderes. Sí usted ha pensado que le interesa este camino económico, debe sentarse a analizar: ¿cuál es el panorama de mercado y la correspondencia de oferta y demanda? Es decir, usted debe saber que hay cientos de vendedores ofertando los mismos productos que usted ofertará en la misma ciudad. Adicionalmente, usted deberá competir con productos de mayor recordación y de mayor demanda, productos que han consolidado una imagen y han asegurado su lugar en las grandes superficies de mercado.

Si decide hacerlo, encontrará que la organización a la que se afilia le dará una compensación que usted percibirá como ganancia. Garcés, calcula que si un prospecto de inversionista invierte quinientos mil pesos colombianos, percibirá en el primer mes una suma de setecientos cincuenta mil pesos colombianos ($750.000), en el segundo mes obtendrá setecientos sesenta mil pesos ($760.000) y en el tercer mes tendrá un monto de ochocientos diez mil pesos  ($810.000).

Según la misma proyección, este hipotético inversionista, tendrá ingresos de entre 8 y 10 millones de pesos mensuales en cinco años, los miembros con dichas ganancias se encuentran en un rango llamado ‘Categoría Esmeralda’, explica Garcés.

Existen muchos testimonios que refuerzan la creencia de que las organizaciones de marketing multinivel pueden ser una apuesta exitosa para alcanzar la riqueza. Sin embargo, la mejor recomendación para estos casos es investigar a fondo los antecedentes legales y las licencias de aquellas personas u organizaciones que le ofrecen una oportunidad de negocio. De esta manera se puede informar para no convertirse en víctima de una estafa. 

*Los nombres de estas fuentes han sido modificados a petición de las mismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *